Blogia
Kozmic blues again, mama!

Wishlist

Hay muchos tipos de deseos. Existen los deseos de la carne, viscerales, que nos pueden hacer subir por las paredes si no los cumplimos. Existen los deseos esporádicos, que saciamos cada día y en cada momento, que acaban resolviéndose en pequeños placeres a lo largo de nuestra rutina. Existen los deseos caprichosos, de cosas que no necesitamos ni valoramos, y que sólo deseamos hasta que obtenemos. Existen los deseos profundos, de corazón, que dan más sentido a nuestra existencia a medida que vemos que se van cumpliendo.

Pero también hay deseos inexpresables, ensoñaciones. Hay estados de ánimo y emociones que somos incapaces de describir con palabras, hay sitios en los que queremos estar sin saber cómo indicarlos. Qué mejor para estas expresiones que las metáforas. Qué mejor para mostrar lo amplia que puede ser nuestra conciencia, nuestra esencia, que una figura con todos sus atributos y significados, con todo su valor. Un símbolo para explicarnos.

Así es como entiendo esta canción de Pearl Jam. "Wishlist"[1] fue una de las primeras canciones que aprendí a tocar con la guitarra. Es sencilla y directa, sin ornamentos, sin melodía pegajosa y sin una voz que se luzca especialmente. Quizá por eso suena más como una carta, una pequeña lista de deseos, variados y espontáneos. Serena, pero, para mí, especialmente íntima.

 

Wishlist

I wish I was a neutron bomb, for once I could go off
Quisiera ser una bomba de neutrones, para poder apagarme por una vez
I wish I was a sacrifice but somehow still lived on
Quisiera ser un sacrificio pero seguir vivo en cierto modo
I wish I was a sentimental ornament you hung on
Quisiera ser un ornamento sentimental que lleves colgado
The christmas tree, I wish I was the star that went on top
En el árbol de Navidad, quisiera ser la estrella que se encuentra en lo alto
I wish I was the evidence, I wish I was the grounds
Quisiera ser la evidencia, quisiera ser las gradas
For 50 million hands upraised and open toward the sky
Para 50 millones de manos alzadas y abiertas hacia el cielo


I wish I was a sailor with someone who waited for me
Quisiera ser un marinero con alguien que me espere
I wish I was as fortunate, as fortunate as me
Quisiera ser tan afortunado, tan afortunado como yo
I wish I was a messenger and all the news was good
Quisiera ser un mensajero y que todas las noticias fuesen buenas
I wish I was the full moon shining off a camaros hood
Quisiera ser la luna llena brillando en tu capilla

I wish I was an alien at home behind the sun
Quisiera ser un alien con un hogar detrás del sol
I wish I was the souvenir you kept your house key on
Quisiera ser el regalo que guardas en tu casa con llave
I wish I was the pedal brake that you depended on
Quisera ser el pedal de freno del que dependías
I wish I was the verb ‘to trust’ and never let you down
Quisiera ser el verbo "confíar" y no fallarte nunca

I wish I was a radio song, the one that you turned up
Quisiera ser una canción de la radio, aquella a la que subes el volumen
I wish...
Quisiera...
I wish...
Quisiera...

 

Este aparente desorden de deseos, de "quisiera ser" como si se tratara de unos sueños de crío, mantiene una dirección, un camino. Los primeros versos son de alguien que quiere desaparecer, apagarse, dejarlo todo. Un "se acabó", para cuando el mundo se nos derrumba encima, nos abruman los problemas, y nos ahogan y nos presionan, sin dejarnos apenas respirar, sin dejar a penas vivir. Y en esos momentos pensamos que quizá es mejor no vivir. Y en esta expresión aparece otro deseo: aunque desaparezcamos, dejar huella, ser recordados, seguir vivo en cierto modo. Seguir brillando en algún lugar.


La canción, con otras figuras con las que puedo sentir anhelo, como la grada para millones de personas, como el mensajero de buenas noticias, o el alien cerca del sol, acaba yendo en dirección a este brillo que queremos transmitir para alguien. La última estrofa es, en esencia, este deseo. Es el querer ser en la vida de alguien. Querer ser alguien más. Querer un vínculo. Es una mano tendida, como todos a menudo nos dedicamos a tender la mano. Es una mano tendida, que está esperando, calmada pero deseosa, está esperando a que la agarres. Porque todos necesitamos, también, sentirnos útiles, sentirnos necesarios. En estos tiempos de modernidad, de autonomía, de igualdad, de libertad, de independencia, me atrevo a decir que añoro, al menos un poco, añoro que alguien necesite cogerse de mi mano.


[1] Compuesta por Eddie Vedder en 1998, se incluye en el disco "Yield".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Colibrí Lillith -

Temple of the dog: tienes toda la razón. Quizá es que a veces se confunde - o confundo - la necesidad de amor y pertenencia con la de sentirse útil. Pero sí, se trata del sentirse cerca de otra persona. Gracias.

temple of the dog -

Toda la canción lleva a un desenlace bastante concreto, nada metafórico, aunque utilice metáforas para describirlo: la necesidad de sentirse cerca de la otra persona (no entro en si amigo o pareja) y, sobre todo, de que el otro se sienta cerca de él, porque éste último es el sentimiento que no puede controlar. De ahí el deseo. Yo no lo veo como necesidad de sentirse útil, sino como necesidad de amor, de pertenencia. Para mí, el resto de la canción es un rodeo, una lista de deseos que desemboca en ti.

Kalitro -

Vaya, la pirámide de Marslow.

Es curiosa la necesidad de sentirse útil para alguien. Por un lado es una sensación que me repele, no me gusta que alguien dependa de mí, me dan pena las dependencias, pero de un modo egoísta siempre le reafirma a uno saberse necesitado.

Si te sirve... no necesito cogerte de la mano, pero siempre me encanta hacerlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres