Blogia
Kozmic blues again, mama!

Los 90

Marcelino arroyo de charco

 

No somos una sociedad demasiado puritana, o eso creo, pero a veces hay canciones que pueden escandalizar bastante. Aludir a lo escatológico, a lo sexual, a lo carnal, se considera demasiado a menudo como un gesto de mal gusto. Entre lo infantil y lo asqueroso: contar cosas sobre pedos, cacas o penes no puede tomarse en serio. Sin embargo, a veces son necesarias estas alusiones, estos recuerdos de que, después de todo, tenemos una parte animal bastante importante, aunque la tratemos de esconder. Por ello, cuando alguien hace poesía, música, que supone esta dimensión espiritual, artística y pura, y la hace a través de palabrotas y fluidos corporales, se puede llegar a obtener algo realmente interesante. Y esas metáforas son de las que no encontraremos en las poesías de los libros de texto, ni en una antología de poesía en español, ni en un lugar demasiado valorado para aquellos críticos del arte que jerarquizan la música, el cine y la poesía. Estas metáforas descarnadas se encuentran en la poesía callejera. La poesía callejera, la que se dice que durante algún tiempo hizo Joaquín Sabina, la de Extremoduro, y, también, la de Albert Pla.

Pla se presenta como un personaje. Cantautor, poeta, artista.... esto sólo lo es para algunos, para muchos es solamente un personaje, un payaso, un tipo que quiere llamar la atención. Y, desde luego, lo consigue, por sus canciones, por sus entrevistas, por sus pequeños papeles en alguna película o cortometraje, por sus apariciones públicas. Es todo un personaje. Personalmente, no puedo decir mucho sobre él, me había pasado desapercibido hasta hace unos meses. Ahora, en cambio, sé que escucharlo me reconforta. Me gusta su voz, de cagueta, suave y algo cutre, sin lucirse, sin aparentar. Es fácil reírse la primera vez que lo escuchas, como levantar las cejas por alguna expresión demasiado dura, teniendo en cuenta a la delicadeza a la que hemos acostumbrado a nuestros oídos. Más adelante, las letras curiosas y graciosas se convierten en agudas ironías, en poesía, en susurros, en metáforas sobre mí, sobre ti, sobre nosotros y el modo en que llevamos nuestra vida, perdidos, enamorados, desengañados, lo que sea.

El disco "Veintegenarios en Alburquerque[1]", de 1997, empieza con "Marcelino arroyo de charco", una introducción estupenda, a mí gusto. Qué mejor forma de empezar un disco que con un nacimiento, una cagada, qué importa. Y los primeros consejos al llegar al mundo, consejos que no siempre nos dan, que se centran tanto en lo absurdo, lo básico, lo simple, que al final acaban siendo de los más útiles.

 

Marcelino, arroyo de charco

Entró en el retrete
Se subió la falda
Le dolía el vientre
Se bajó las bragas
Se sentó en el wáter
del bar más cercano
se llamaba Matilde
y se estaba cagando

Pero el cuerpo se resiente
de comer tan malamente
Eso le ocurrió a Matilde
que se le desorientó el vientre

Y rompió aguas defecando
y así dió a luz por el culo
un cagarro que lloraba
Así nació su primer hijo

Sin previo aviso ni embarazo
en vez de cagar
parió a un niño

Lindo retoño
Se llamaría Marcelino

Ay, ay Marcelino bienvenido al paraíso
no llores más y alégrate de seguir vivo
mejor vivir en este mundo que en mi culo
porque, aunque tú
seas un mierda, esta tierra es tu letrina
no llores más y límpiala con tu sonrisa
Es tu alegría quien tira de la cadena

Ay, ay Marcelino, bienvenido al paraíso
Primero aprendes como reírte de ti mismo
y te será fácil descojonarte de todo
Porque si tú
Si te tomas la vida en serio, estás perdido
Pásalo bien pa’ cuatro días que vivimos,
pasa de todo y tómatelo a cachondeo

Y es que con tanta porquería,
la que nos mandan desde arriba,
levantamos paraísos
de inmundicia y alegría
Edifícate un palacio de mentira
y con sonrisas

Te llamarás
Marcelino arroyo del charco

Ay, ay Marcelino bienvenido al paraíso
quizás es cierto que vivimos malos tiempos
Esto es un infierno
y tú un pobre diablillo
ponte a bailar esta esperpéntica y dramática comedia
nunca consientas
que nadie te agüe la fiesta
ni tus miserias
ni las desgracias ajenas

Ay, ay Marcelino bienvenido al paraíso
no es humor negro
ni una broma de mal gusto
es sólo un chiste
lo que es un chiste muy profundo

Fíjate bien
que es tan absurdo
que resulta divertido
que es tan gracioso
ver que siendo como somos
lo mal que estamos
pero, ay, qué bien que lo pasamos...

Lo que empieza siendo una coña que haría gracia a unos críos, respecto a una indigestión, una cagada y un váter, tiene un mensaje adulto, y sano, muy sano. Juguetona e irónica, con humor, esta canción me sienta bien. Me sienta bien porque es una caída repentina de preocupaciones, inseguridades y tristezas. Es asumir que el mundo es una letrina, de modo que no vamos a salvarnos de mancharnos de mierda. Y, dado esto, mejor tomarlo con humor. Al fin y al cabo, el sentido del humor es lo que siempre nos queda, el reír, y, lo más importante, el saber reírse de uno mismo. Saber reírse de uno mismo es saber mantener distancia, saber desidealizarte, saber tomarte como persona que comete errores, cagadas, que queda mal, que se cae, que no siempre tiene la buena conducta y la buena palabra. Saber distanciarse del amor exigente a uno mismo, para tener un amor sano de aceptar los propios defectos y saber reírse de ellos. "Primero aprendes como reírte de ti mismo", y el resto vendrá rodado. Lo primero es saber reír, que es el modo en que la vida sabe bien, a pesar de las circunstancias, los problemas o las dificultades; con risas la vida sabe bien, para mí y, por contagio, para el resto.

 

 


[1] Una buena reseña sobre el álbum en: http://lutxo2073.blogspot.com/2005/07/drogadicto-los-14-anciano-los-23.html

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Wishlist

Hay muchos tipos de deseos. Existen los deseos de la carne, viscerales, que nos pueden hacer subir por las paredes si no los cumplimos. Existen los deseos esporádicos, que saciamos cada día y en cada momento, que acaban resolviéndose en pequeños placeres a lo largo de nuestra rutina. Existen los deseos caprichosos, de cosas que no necesitamos ni valoramos, y que sólo deseamos hasta que obtenemos. Existen los deseos profundos, de corazón, que dan más sentido a nuestra existencia a medida que vemos que se van cumpliendo.

Pero también hay deseos inexpresables, ensoñaciones. Hay estados de ánimo y emociones que somos incapaces de describir con palabras, hay sitios en los que queremos estar sin saber cómo indicarlos. Qué mejor para estas expresiones que las metáforas. Qué mejor para mostrar lo amplia que puede ser nuestra conciencia, nuestra esencia, que una figura con todos sus atributos y significados, con todo su valor. Un símbolo para explicarnos.

Así es como entiendo esta canción de Pearl Jam. "Wishlist"[1] fue una de las primeras canciones que aprendí a tocar con la guitarra. Es sencilla y directa, sin ornamentos, sin melodía pegajosa y sin una voz que se luzca especialmente. Quizá por eso suena más como una carta, una pequeña lista de deseos, variados y espontáneos. Serena, pero, para mí, especialmente íntima.

 

Wishlist

I wish I was a neutron bomb, for once I could go off
Quisiera ser una bomba de neutrones, para poder apagarme por una vez
I wish I was a sacrifice but somehow still lived on
Quisiera ser un sacrificio pero seguir vivo en cierto modo
I wish I was a sentimental ornament you hung on
Quisiera ser un ornamento sentimental que lleves colgado
The christmas tree, I wish I was the star that went on top
En el árbol de Navidad, quisiera ser la estrella que se encuentra en lo alto
I wish I was the evidence, I wish I was the grounds
Quisiera ser la evidencia, quisiera ser las gradas
For 50 million hands upraised and open toward the sky
Para 50 millones de manos alzadas y abiertas hacia el cielo


I wish I was a sailor with someone who waited for me
Quisiera ser un marinero con alguien que me espere
I wish I was as fortunate, as fortunate as me
Quisiera ser tan afortunado, tan afortunado como yo
I wish I was a messenger and all the news was good
Quisiera ser un mensajero y que todas las noticias fuesen buenas
I wish I was the full moon shining off a camaros hood
Quisiera ser la luna llena brillando en tu capilla

I wish I was an alien at home behind the sun
Quisiera ser un alien con un hogar detrás del sol
I wish I was the souvenir you kept your house key on
Quisiera ser el regalo que guardas en tu casa con llave
I wish I was the pedal brake that you depended on
Quisera ser el pedal de freno del que dependías
I wish I was the verb ‘to trust’ and never let you down
Quisiera ser el verbo "confíar" y no fallarte nunca

I wish I was a radio song, the one that you turned up
Quisiera ser una canción de la radio, aquella a la que subes el volumen
I wish...
Quisiera...
I wish...
Quisiera...

 

Este aparente desorden de deseos, de "quisiera ser" como si se tratara de unos sueños de crío, mantiene una dirección, un camino. Los primeros versos son de alguien que quiere desaparecer, apagarse, dejarlo todo. Un "se acabó", para cuando el mundo se nos derrumba encima, nos abruman los problemas, y nos ahogan y nos presionan, sin dejarnos apenas respirar, sin dejar a penas vivir. Y en esos momentos pensamos que quizá es mejor no vivir. Y en esta expresión aparece otro deseo: aunque desaparezcamos, dejar huella, ser recordados, seguir vivo en cierto modo. Seguir brillando en algún lugar.


La canción, con otras figuras con las que puedo sentir anhelo, como la grada para millones de personas, como el mensajero de buenas noticias, o el alien cerca del sol, acaba yendo en dirección a este brillo que queremos transmitir para alguien. La última estrofa es, en esencia, este deseo. Es el querer ser en la vida de alguien. Querer ser alguien más. Querer un vínculo. Es una mano tendida, como todos a menudo nos dedicamos a tender la mano. Es una mano tendida, que está esperando, calmada pero deseosa, está esperando a que la agarres. Porque todos necesitamos, también, sentirnos útiles, sentirnos necesarios. En estos tiempos de modernidad, de autonomía, de igualdad, de libertad, de independencia, me atrevo a decir que añoro, al menos un poco, añoro que alguien necesite cogerse de mi mano.


[1] Compuesta por Eddie Vedder en 1998, se incluye en el disco "Yield".

Americana

 

Si algún grupo marcó de lleno mi entrada y estancia en la adolescencia, así como en la vida de instituto y demás, esos fueron The Offspring. Escuché el “Americana” grabado en una cinta de cassette infinitas veces en el 99, descubriendo un nuevo sonido para mí, un sonido que por aquel entonces me parecía duro, agresivo, violento, rebelde, rompedor. En los años que siguieron, me volví una fan incondicional de la banda, y empecé a escuchar otros grupos de punk-rock, grunge, nu-metal y otras variaciones que estaban de moda – relativamente – en aquella época. Con el tiempo, los gustos cambian. Sin embargo, cuando un grupo ha marcado tanto una época de tu vida – y más aun teniendo en cuenta que fue “el primero”, el que más adelante me invitaría a descubrir todo lo que el rock tiene por ofrecer – es inevitable guardarle un aprecio, un rincón de nostalgia.

Recuerdo cómo me irritaban la carátula de "Americana" y las de todos sus singles, con esa mezcla entre sueño y decadencia americana, entre inocencia y perversión, entre ilusiones plastificadas y realidad podrida. En cada canción del folleto del disco se incluía el dibujo de un niño o niña de pelo rubio, con un estilo propio de los libros de texto, de lo políticamente correcto, junto con aspectos desencantadores de la cultura americana como las drogas o las armas. La misma carátula del disco consistía en un niño columpiándose con una sonrisa mientras sostenía un insecto enorme entre sus brazos; en la contraportada sólo vemos el columpio, restos de sangre y ropa, y el mismo insecto. Esta imagen tan ácida, con todo su significado, es la que transmite, enteramente, el disco.

Visto con perspectiva, puedo decir que "Americana" me parece un buen disco. Me parece un buen disco más por tratarse de un álbum conceptual que por su sonido, el cual ya exploté mucho en su momento. Tal y como su mismo título indica, las canciones giran alrededor de los desengaños y los golpes con los que se topa la juventud americana. Definiría este disco por su desencanto y acidez. ¿Agresividad? También, pero es una agresividad impotente, que quiere dar y no sabe a quién o a qué, porque ser un incomprendido, chocar con una realidad dura y recoger ilusiones rotas no es culpa de nadie.

Estoy convencida de que todos recordamos sus singles más famosos de este álbum. "Pretty fly (for a white guy)"[1] trataba sobre los jóvenes blancos que pretenden copiar y hacerse pasar por rappers, como si formar parte de una subcultura fuese algo más reconocido. "Why don’t you get a job"[2] viene a ser una queja por los parásitos que abusan del dinero ganado por su pareja, limitándose a gastar y vivir a costa suya. "The kids aren’t alright"[3] fue una de mis canciones favoritas por mucho tiempo. Dexter Holland la escribió después de visitar su antiguo vecindario, en Orange County (Californa), donde se reencontró con antiguos amigos que tenían un futuro muy prometedor y acabaron medio desquiciados por la droga, las relaciones sexuales tempranas o el suicidio. Por último, "She’s got issues"[4] muestra el complejo de víctima en el que se sumergen algunas personas, las cuales se han creado sus propios problemas y no dejan de lamentarse por ellos. Dado que estas canciones son ya lo suficientemente conocidas, he preferido centrarme en la canción que da título al disco, "Americana", por tener las referencias más claras y sintetizar muy bien el espíritu cínico y ácido del disco.

 

Americana

Well I’d like to tell you all about my dream, it’s a place
Bueno, me gustaría hablaros sobre mi sueño, es un sitio
Where strip malls abound and diversion’s meer moments away
En el que las cintas comerciales abundan y la diversion meer momentos

Where culture’s defined by the
Donde la cultura viene definida por
Ones least refined
Los menos refinados
And you’ll be left behind
Y tú serás dejado de lado
If you don’t fit in
Si no encajas en él
It’s all distorted
Está todo deformado
In americana my way
En Americana mi camino


Well fuck you
Bien, que te jodan

Whoa Whoa Whoa
Well my dream has come true
Bien, mi sueño se ha hecho realidad
Whoa Whoa Whoa
My vision has come true
Mi visión se ha hecho realidad

Now give me my cable, fast food, four-by’s, tats right away
Ahora dame mi cable[5], comida rápida, four-by’s, tatuajes ahora mismo
I want it right now cause my generation don’t like to wait
Lo quiero justo ahora porque a mi generación no le gusta esperar

My future’s determined by
Mi futuro está determinado por
Thieves, thugs, and vermin
Ladrones, matones, y chusma
[6]
It’s quite an excursion
Es com una excursión
But it’s okay
Pero está bien
Everything’s backwards
Todo retrocede
In americana my way
En Americana, mi camino

Well fuck you
Bien, que te jodan

Whoa Whoa Whoa
Well my dream has come true
Bueno, mi sueño se ha hecho realidad
Whoa Whoa Whoa
My vision has come true
Mi visión se ha hecho realidad
It’s all coming true
Todo está haciéndose realidad

I’m a product
Soy un producto
Of my environment
De mi entorno
Don’t blame me, I just work here
No me culpes, sólo trabajo aquí
But I wanna fuck you!!
¡¡Pero quiero que te jodan!!


My rights are denied by
Mis derechos están negados por
Those least qualified
Aquellos menos cualificados
Trading profit for pride
Sacando beneficio por orgullo
But it’s okay
Pero está bien
Everything’s backwards
Todo va hacia atrás
In americana my way
En Americana, mi camino

Well fuck you
Bien, que te jodan

Whoa Whoa Whoa
My nightmare has come true
Mi pesadilla se ha hecho realidad
Whoa Whoa Whoa
My nightmare has come true
Mi pesadilla se ha hecho realidad
Yeah, it’s all coming true
Sí, todo se está haciendo realidad
Yeah, it’s all coming trae
Sí, todo se está haciendo realidad


La América[7] de finales del siglo XX queda bastante bien reflejada en lo que es este álbum y, concretamente, en esta canción. The Offspring nacieron a finales de los 80, y fueron un grupo representativo en la escena del punk-rock californiano de los 90. El punk, como tal, perdió tanto fuerza como popularidad - a pesar de lo contradictorio que pueda sonar hablar así de este estilo musical - pero dio lugar a estas otras bandas más descafeinadas, con un toque más comercial y, probablemente, más accesible. El nombre de la banda, "The Offspring", significa "Descendencia". Así, debemos entender a Offspring como una parte de la descendencia de América, de la descendencia de esta sociedad con la que, al mismo tiempo, se mantienen críticos.

Al principio de la canción, se hace referencia a "Americana" como a un sueño. Todo es decorado, todo es artificial, todo son ilusiones sobre el modelo ideal de vida americano: la comida rápida, la diversión enlatada, la inmediatez, el borreguismo. Al final de la canción, se hace referencia a "Americana" como a una pesadilla que se está haciendo realidad. La supuesta diversión, la supuesta libertad, no son más que piezas de un engranaje que te mantiene en un camino, en un solo camino en el que hay que encajar se quiera o no. Y esto lleva, inevitablemente, al conformismo. Una frase que ilustra muy bien este conformismo es "Don’t blame me, I just work here" ("No me culpes, sólo trabajo aquí"), frase que todos habremos oído cientos de veces, y probablemente pronunciaremos cientos de veces más. No es culpa mía, sólo trabajo aquí, sólo sigo el camino que hay que seguir, sólo voy tirando, como todos. Y así, evadiendo la responsabilidad, sosteniendo, por poco que sea, los pilares de un imperio que se hunde, es como se retrocede.

 

 

 


[1] Tanto la canción como el videoclip tuvieron un gran éxito comercial, sonando en varias cadenas de radio y viéndose a menudo en televisión. Fue el primer vídeo en el que The Offspring empezaron a utilizar chicas y darle un toque más comercial a su apariencia:http://www.youtube.com/watch?v=f7-E1qTVJgE

[2] Aunque el vídeo trata sobre aquellos compañeros-parásito que se aprovechan del dinero de quien trabaja, el vídeo parece más bien una muestra de distintas personas que, por distintas razones, abandonan su trabajo en el que ya no aguantan más. Así se van sumando todos a una marcha que inicia la banda al principio del vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=ub-eTvQeB10

[3] El videoclip para este single está muy bien conseguido, ya que nos va mostrando distintos jóvenes en distintos estados de decadencia en una misma habitación sucia y vieja. Mezcla unos jóvenes agitados e inquietos con aquellos que van cayendo por el dinero, las drogas y demás. Al final, podemos ver la misma habitación en buen estado, junto con una típica familia perfecta americana: http://www.youtube.com/watch?v=u4-aUiddpUo

[4] La letra de esta canción simula la voz de un narrador que tiene una novia que vive en constante paranoia. En el vídeo podemos ver esta misma chica y cómo los sucesos del día a día los ve como algo monstruoso, no porque lo sean sino porque está psicológicamente enferma y paranoica. El vídeo utiliza la animación para mostrar esta paranoia:

http://www.youtube.com/watch?v=YDixmqgIDOM

[5] "Cable" es la forma corta de llamar a la "televisión por cable".

[6] "Vermin" significa también insecto o bicho, por lo que la referencia queda más clara.

[7] Tal y como suele suceder con artistas estadounidenses, hablan de América cuando únicamente se refieren a su país, EEUU.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

One

"Estás siendo noble, y, una vez te hayan matado, el motivo por el que entregaste tu vida no te hará ningún bien, y posiblemente tampoco hará bien a nadie más.
Siempre podrás escuchar a la gente que está dispuesta a sacrificar la vida de alguien más. Son muy ruidosos y hablan todo el tiempo. Los puedes encontrar en las iglesias y escuelas, en los diarios y las legislaturas y los congresos. Ese es su negocio. Ellos suenan maravilloso. Muerte antes que el deshonor. Esta tierra está santificada por la sangre. Estos hombres murieron en la gloria.
No deben haber muerto en vano. Nuestra muerte es noble.
¿Pero qué dijeron los muertos?
"

Dalton Trumbo

Dalton Trumbo fue uno de los Diez de Hollywood, estaba en la lista negra. En ella se han incluido, durante la segunda mitad del siglo XX, todos aquellos actores, directores, músicos y guionistas que mostraron afinidades con el comunismo. Algunos personajes tuvieron más problemas que otros, como Herbert Biberman, guionista y director de "La Sal de la Tierra", quien tuvo que rodar dicha película en Méjico y sin presupuesto debido al contenido colectivista, solidario y antiimperialista de la película. Trumbo, durante la caza de brujas del senador McCarthy, de 1950 a 1956, fue uno de los escritores más perseguidos por su militancia en el Partido Comunista, llevándolo incluso a casi un año de prisión. A pesar de todo, su obra no fue silenciada, y ha podido elaborar perlas como la novela, más tarde adaptada a película, "Johnny got his gun" (1939) y el guión de "Espartaco" (1960). Siempre opositor a la guerra, con un espíritu pacifista en el que la vida del ser humano es más importante que todo, Trumbo refleja los horrores de un soldado lisiado en su obra más conocida, "Johnny cogió su fusil".

Nos situamos en una guerra en la que interviene EEUU, una guerra en la que se pretenden defender - e imponer - los valores de la democracia. Nadie sabe lo qué es la democracia, pero se mata igual. Hay batallas, ataques, misiles, bombas, minas, balas... Y heridos, por supuesto. El protagonista lo pierde todo, absolutamente. Pierde las extremidades y pierde los sentidos; sólo le queda el tacto y la consciencia. La soledad en que queda encerrado produce una terrible claustrofobia, la horrible obligación de seguir vivo a pesar de estar atrapado en un trozo de carne que no puede contactarse con lo que le rodea. Y así seguirá, hasta que los médicos y las enfermeras decidan que puede morir. La historia que se nos describe es muy dura, duele, y sólo deseas que termine también el dolor del protagonista.

Metallica dedicó una canción a esta historia, para transmitir esta angustia, mezclada con tristeza, hastío, equivalente a una tortura. Puedes oír una canción mil veces, creyendo que escuchas la letra, que sabes captar todo lo que ésta pretende transmitir; pero hasta que no la contextualizas realmente no puedes conocerla. "One" [1] se ha calificado como una balada, como una triste balada, pero es mucho más que eso. Es un grito desesperado, de rabia, de odio, de terrible impotencia. Es una de las canciones más conocidas de la banda, con el primer premio Grammy en 1990 como Best Metal Performance. El vídeo fue rodado en un almacén, en blanco y negro, sin decoraciones ni artefactos. De esta forma, podemos prestar atención a la genial letra y la excelente música que la forman:

 

One

I can’t remember anything
No puedo recordar nada
Can’t tell if this is true or dream
No sé si esto es verdad o sueño
Deep down inside I feel to scream
Muy dentro de mi ser quiero gritar
This terrible silence stops me
Pero este terrible silencio me lo impide

En el principio de "Johnny cogió su fusil", éste despierta de su estado de inconsciencia. Los médicos lo toman por un cuerpo con vida, pero no como una mente con vida, por lo que deciden mantenerlo creyendo que no causan ningún mal. El protagonista no recuerda nada. Está despierto pero ni siquiera eso reconoce, no puede abrir los ojos, no puede pellizcarse, no puede hacer nada que le indique si realmente está despierto o sigue durmiendo, si lo que está viviendo es real o sólo un sueño. Después de sus frustrados intentos por gritar, se percata de su estado, de que no puede gritar pero tampoco puede oír.


Now that the war is through with me
Ahora que la guerra ha acabado conmigo
I’m waking up I can not see
Me despierto y no puedo ver
That there is not much left of me
Que ya no queda nada de mí
Nothing is real but pain now
Nada es real, sólo el dolor

Una vez consciente de su situación, lo único que le queda es lamentarse. Definitivamente, la guerra lo ha reducido a nada. Puede pensar, cosa que sólo sirve para que recuerde su vida antes de la guerra: su novia, su padre, su madre... Y las razones vacías que lo llevaron a la guerra, que nunca entendió y todavía no entiende.


Hold my breath as I wish for death
Aguanto la respiración mientras deseo mi muerte
Oh please God, wake me
Oh, por favor, Dios, despiértame

Back in the womb it’s much too real
Vuelvo a estar en el útero, es demasiado real
In pumps life that I must feel
La vida que debo sentir está bombeando
But can’t look forward to reveal
Pero no puedo mirar adelante para descubrir
Look to the time when I’ll live
Sólo miro el momento en que viviré

 

Fed through the tube that sticks in me
Alimentado a través de un tubo que se clava en mí
Just like a wartime novelty
Como una noticia de guerra
Tied to machines that make me be
Enchufado a máquinas que me hacen ser
Cut this life off from me
Apagadlas y dejadme morir

 

Una de las grandes aportaciones de "Johnny got his gun" es su total apoyo a la eutanasia. No es un panfleto para justificarla, sino un planteamiento, una situación en la que nosotros, los espectadores o lectores, según el caso, nos aterrorizamos al ver lo que puede llegar a ser la vida. En este caso, es una continua tortura, una obligación a vivir siendo consciente de que no eres nada ni vas a poder serlo nunca más; de que estás solo, sin posibilidad de comunicarte con nadie; de que vas a pasar años así, quieto, inútil, sólo con tus pensamientos y sueños que se vuelven paranoias y pesadillas.


 



Hold my breath as I wish for death
Aguanto la respiración mientras deseo la muerte
Oh please God, wake me
Oh, por favor, Dios, despiértame

Now the world is gone I’m just one
Ahora el mundo se ha ido y me he quedado solo
Oh God,help me
Oh, Dios, ayúdame

Hold my breath as I wish for death
Aguanto la respiración mientras deseo la muerte
Oh please God help me
Oh, por favor, Dios, ayúdame

Darkness imprisoning me
La oscuridad me ha hecho prisionero
All that I see
Todo lo que veo
Absolute horror
Es un absoluto horror
I cannot live
No puedo vivir
I cannot die
No puedo morir
Trapped in myself
Atrapado en mí mismo
Body my holding cell
Mi cuerpo es mi propia celda

Landmine has taken my sight
Una mina terrestre se llevó mi vista
Taken my speech
Se llevó mi voz
Taken my hearing
Se llevó mi audición
Taken my arms
Se llevó mis brazos
Taken my legs
Se llevó mis piernas
Taken my soul
Se llevó mi alma
Left me with life in hell
Me dejó con vida en el infierno

A pesar del inicio lento de la canción, ésta cobra fuerza en la última parte. Mientras que al principio la canción transmite dureza, tristeza, desesperación y pena, hacia el final parece que ha acumulado rabia, cólera, odio. Los gritos del final siguen siendo duros, tristes y desesperados, pero esta vez la música acompaña con mucha más fuerza y seguridad. He de decir que me parece una canción redonda, con una buena evolución y una letra totalmente conmovedora y desgarradora al mismo tiempo. Además, conociendo el contexto y la base de la canción, ésta se vuelve mucho más cercana y profunda.

En definitiva, esta canción no puede comprenderse realmente sin conocer, al menos, la historia de "Johnny cogió su fusil". Es una obra que impacta y da mucho que pensar. Si Trumbo tenía la intención de hacer una obra totalmente antibélica y a favor de la eutanasia, lo consiguió. A pesar de no profundizar en las causas de la guerra, Trumbo demuestra que eso no es necesario: lo importante es que se acaba con vidas, y sólo eso debe preocuparnos, y sólo eso debemos defender. Por otra parte, si Metallica trataba de transmitir el dolor, la desesperación y la impotencia del protagonista, también lo consiguieron. Sólo espero que a vosotros el mensaje de esta canción no os deje indiferentes, ya que a mí realmente ha conseguido estremecerme.

 


 


 

[1] Incluída en el álbum "...And justice for all", 1988.

Wind of Change

 

Muro de Berlín

 

 

El 20 de Agosto de 1989, se celebró el primer festival de rock en Moscú: Moscow Music Peace Festival. Sonaron grandes bandas que triunfaban en aquel momento, como Mötley Crüe, Skid Row y Ozzy Osbourne. 260.000 personas asistieron a este festival en el Estadio Lenin de Moscú. Entre estas personas se encontraba Klaus Meine, vocalista y compositor del grupo alemán Scorpions. Este hecho le causó una profunda impresión, inspirándole para escribir la balada más exitosa del grupo: "Wind of Change" , vientos de cambio. Había caído el muro de Berlín.

Después de casi 30 años, los 120 km de muro que separaban el Berlín Occidental del Berlín Oriental quedaron destruidos. Aquella caída no supuso sólo una nueva época para Alemania, sino también para el mundo polarizado que existió durante la Guerra Fría. A pesar de que supusiera, también, el triunfo del capitalismo, del liberalismo y de la democracia burguesa occidental, la caída fue positiva, porque destruir muros es siempre un buen inicio. De ahí la canción de Scorpions, sobre los nuevos sueños y las nuevas esperanzas, sobre cómo se siente el viento trayendo tiempos mejores.

Las referencias de esta canción son claramente sobre el muro de Berlín, y su suave y dulce optimismo también puede percibirse en versos cómo "Did you ever think that we could be so close, like brothers". La melodía mece y balancea, es como un silbido, como el viento de los cambios que tanto se hizo esperar...

 

I follow the Moskva
Sigo el río Moskva
Down to Gorky Park
Bajo el Gorky Park
Listening to the wind of change
Escuchando el viento de cambio
An August summer night
Una noche de verano de Agosto
Soldiers passing by
Los soldados pasan
Listening to the wind of change
Escuchando el viento de cambio...


The world closing in
El mundo se está cerrando
Did you ever think
Alguna vez pensaste
That we could be so close, like brothers
Que podríamos estar tan cerca, como hermanos

The future's in the air
El futuro está en el aire
I can feel it everywhere
Puedo sentirlo por todos sitios
Blowing with the wind of change
Soplando con el viento de cambio...

Chorus:
Take me to the magic of the moment
Llévame a la magia del momento
On a glory night
En la noche gloriosa
Where the children of tomorrow dream away
Donde los niños del mañana soñarán
In the wind of change
En los cambios que vendrán

Walking down the street
Recorriendo la calle
Distant memories
Memorias distantes
Are buried in the past forever
Quedan en el pasado para siempre


I follow the Moskva
Sigo el río Moskva
Down to Gorky Park
Bajo el Gorky Park
Listening to the wind of change
Escuchando el viento de cambio


Chorus:
Take me to the magic of the moment
Llévame a la magia del momento
On a glory night
En la noche gloriosa
Where the children of tomorrow share their dreams
Donde los niños del mañana compartirán sus sueños
With you and me
Contigo y conmigo

Take me to the magic of the moment
Llévame a la magia del momento
On a glory night
En la noche gloriosa
Where the children of tomorrow dream away
Donde los niños del mañana soñarán
In the wind of change
En el viento de cambio


The wind of change blows straight
El viento de cambio sopla directamente
Into the face of time
De cara al tiempo
Like a stormwind that will ring
Como una tormenta de viento que circunda
The freedom bell for peace of mind
La campana de libertad para la paz de espíritu
Let your balalaika[1] sing
Deja que tu balalaika cante
What my guitar wants to say
Lo que mi guitarra quiere decir

Chorus:
Take me to the magic of the moment
Llévame a la magia del momento
On a glory night
En la noche gloriosa
Where the children of tomorrow share their dreams
Donde los niños del mañana compartirán sus sueños
With you and me
Contigo y conmigo

Take me to the magic of the moment
Llévame a la magia del momento
On a glory night
En la noche gloriosa
Where the children of tomorrow dream away
Donde los niños del mañana soñarán
In the wind of change
En el viento de cambio

 

 

A pesar de la magia de esta canción, a pesar de la tranquilidad, calma y esperanza que aporta, no hemos alcanzado tales horizontes. Puede que el muro de Berlín cayera, pero la separación actual entre el bloque rico y el bloque empobrecido, el bloque explotador y el bloque explotado, es una barrera mucho más fuerte para la humanidad. Las fronteras actuales no separan hermanos ni familiares, sino seres humanos tan distanciados a nivel social, que incluso se rechazan entre ellos. Las fronteras de hoy son cadenas, son pesos que aguantan los países explotados para que puedan mantenerse los explotadores. Y estas cadenas son tan fuertes que impiden, además del contacto, la comunicación, la comprensión, la aceptación, la empatía, la fraternidad. Puede que los antiguos muros cayeran, pero los muros del siglo XXI se presentan fuertes y duros, tozudos, con poca intención de diálogo y cooperación. Creo que aún falta mucho tiempo, para que podamos estar tan cerca, como hermanos.

Frontera con Melilla

 

 


[1] Instrumento musical de cuerda parecido al laúd, típico ruso.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres